Pasar al contenido principal

Economía

Alemania no boicoteará importaciones rusas de gas o petróleo

Los cientos de millones de euros que se gastan en importaciones de carbón, petróleo y gas natural ayudan a financiar la guerra rusa en Ucrania

Robert Habeck, Vice Chancellor and Economy Minister of Germany
Robert Habeck, Vicecanciller y Ministro de Economía de Alemania | Heinrich-Böll-Stiftung/Wikimedia Commons

Marzo 15, 2022 5:19pm

Updated: Marzo 15, 2022 6:30pm

Alemania sigue oponiéndose a unirse a cualquier boicot de las exportaciones energéticas rusas, especialmente de gas natural, en respuesta a la invasión de Ucrania por parte de Vladimir Putin, según dos nuevas entrevistas.

El ministro de Economía alemán, Robert Habeck, admitió que la fuerte dependencia del país de las exportaciones rusas hace insostenible seguir a Estados Unidos en la prohibición de las importaciones de carbón, petróleo y gas natural de Rusia.

"Un boicot repentino causaría "profundos daños económicos y sociales. Estamos hablando de... escasez de suministros el próximo invierno, de una caída económica y de una alta inflación, de cientos de miles de personas que perderían sus puestos de trabajo, de gente que apenas podría permitirse conducir hasta el trabajo, calentar sus casas o pagar la electricidad", declaró Habeck al periódico Frankfurter Allgemeine Zeitung en una entrevista publicada el lunes y referida por The Wall Street Journal.

Habeck, quien es miembro del Partido Verde, afirmó que Berlín trabaja a marchas forzadas para independizar la economía alemana del carbón y el petróleo rusos en los próximos dos años, pero entre tanto, las importaciones de gas seguirán siendo necesarias a corto plazo.

Pocos países occidentales dependen tanto de la energía rusa como Alemania, ya que 55% del gas natural,  50% del carbón y 35% del petróleo que utiliza el país procede de Rusia. Los críticos han señalado este hecho como una debilidad estratégica derivada de su decisión de cerrar sus centrales nucleares en pos de la "energía verde".

Los cientos de millones de euros que se gastan en estas importaciones ayudan a financiar la guerra rusa en Ucrania. Su dependencia de la energía rusa fue citada como la razón por la que Alemania se opuso inicialmente a excluir a los bancos rusos del sistema de pagos SWIFT.

El presidente Joe Biden anunció que su administración prohibiría todas las importaciones de energía rusa la semana pasada tras la presión bipartidista del Congreso.