Pasar al contenido principal

Política

Comunista Daniel Ortega califica a Iglesia católica como la "dictadura perfecta"

"Si van a ser democráticos, que empiecen por dejar que los católicos voten al Papa, a los cardenales, a los obispos", comentó el dictador nicaragüense

Familia Ortega Murillo se apropia del Canal Católico de Nicaragua
El dictador de Nicaragua, Daniel Ortega | EFE / Archivo

Septiembre 29, 2022 8:17pm

Updated: Septiembre 30, 2022 1:31pm

El dictador de Nicaragua, Daniel Ortega, calificó a la Iglesia Católica como la "dictadura perfecta" porque no permite a sus miembros elegir al papa.

"Todo es impuesto. Es una dictadura perfecta. Es una tiranía perfecta. Si van a ser democráticos, que empiecen por dejar a los católicos votar al papa, a los cardenales, a los obispos", criticó Ortega durante un discurso televisado el miércoles con motivo del 43 aniversario de la Policía Nacional.

La Iglesia católica en Nicaragua ha sido perseguida por el régimen de Ortega después de que acusara a sus líderes locales de respaldar las protestas en su contra de 2018.

Durante su discurso, Ortega llamó a los obispos y sacerdotes de la Iglesia católica "asesinos" y "golpistas", y los acusó de trabajar a favor del "imperialismo americano".

"Yo le diría a su santidad al papa, respetuosamente, a las autoridades católicas, yo soy católico. Como cristiano, no me siento representado", aseveró.

En agosto, el régimen nicaragüense ordenó el cierre de siete emisoras de radio dirigidas por la Iglesia Católica Romana. La iglesia ha calificado la medida como "una injusticia".

Junto con la Iglesia católica, el régimen ha reprimido a las ONG y a los grupos internacionales, por considerarlos opuestos al régimen. Ortega afirma que esos sectores reciben financiamiento del extranjero para conspirar y lograr su destitución.

Ortega ha sido muy criticado por las elecciones presidenciales de noviembre de 2021, en las que fue elegido presidente por cuarto mandato consecutivo tras una campaña de represión contra la oposición. Antes de las elecciones, el régimen detuvo a más de 46 líderes de la oposición y a seis candidatos presidenciales.