Pasar al contenido principal

Derechos Humanos

Guaidó rechaza la detención del obispo nicaragüense Rolando Álvarez a manos del régimen Ortega

El exdiputado venezonalo denunció el “secuestro de monseñor Rolando Álvarez, que aparezca sano y salvo” por parte del régimen de Daniel Ortega

Venezuelan opposition leader Juan Guaido
Venezuelan opposition leader Juan Guaido | Shutterstock

Agosto 20, 2022 3:59pm

Updated: Agosto 20, 2022 3:59pm

El líder opositor venezolano, Juan Guaidó, rechazó el viernes la agresión al obispo nicaragüense Rolando Álvarez después de que la Policía de Nicaragua entrara por la fuerza en el Palacio Episcopal de la Diócesis de Matagalpa.

Guaidó aseguró en su cuenta de Twitter que “el dictador (Daniel) Ortega, aliado de (Nicolás) Maduro, continúa (la) persecución en Nicaragua”. El exdiputado venezonalo denunció el “secuestro de monseñor Rolando Álvarez, que aparezca sano y salvo”.

Además hizo responsable a los “dictadores por sus actos, es clave para contener el avance de totalitarismos en el mundo", agregó.

Cuerpos de seguridad enviados por Ortega entraron el viernes por la fuerza en el Palacio Episcopal de la Diócesis de Matagalpa y arrestaron a Álvarez, así como a siete de sus colaboradores, que estaban detenidos y retenidos desde el 4 de agosto.

Álvarez, de 55 años, obispo de la Diócesis de Matagalpa y administrador apostólico de la Diócesis de Estelí, es acusado por el régimen nicaragüense de intentar "organizar grupos violentos", supuestamente "con el propósito de desestabilizar al Estado de Nicaragua y atacar a las autoridades constitucionales", aunque de momento no han ofrecido pruebas.

El jerarca, un crítico del dictador Daniel Ortega, fue detenido junto a los sacerdotes José Luis Díaz y Sadiel Eugarrios, primer y segundo vicario de la catedral de Matagalpa de San Pedro, respectivamente.

También fueron detenidos Ramiro Tijerino, rector de la Universidad Juan Pablo II y encargado de la parroquia San Juan Bautista; así como los seminaristas Darvin Leyva y Melkin Sequeira, el camarógrafo Sergio Cárdenas y el sacerdote Raúl González.

La detención de Álvarez es el más reciente roce en una historia de fricciones entre la Iglesia católica nicaragüense y los sandinistas encabezados por el presidente Ortega.

Ante la situación, más de 20 ex presidentes instaron al Papa Francisco a tomar "una posición firme en defensa del pueblo nicaragüense y de su libertad religiosa" tras la creciente represión contra la Iglesia católica por parte del régimen de Daniel.

La Iglesia católica en Nicaragua denunció en las últimas semanas la detención de más de una docena de sacerdotes y obispos; y entre las organizaciones afectadas por la agresión se encuentran las Misioneras de la Caridad, ONG fundada por la Madre Teresa de Calcuta.

Ortega ha tachado de "terroristas" a los obispos nicaragüenses que actuaron como mediadores de un diálogo nacional que buscaba una solución pacífica a la crisis que vive el país desde abril de 2018.

Nicaragua atraviesa una crisis política y social desde abril de 2018, que se ha acentuado tras las polémicas elecciones de noviembre pasado en las que Ortega fue reelegido para un quinto mandato, cuarto consecutivo y segundo con su esposa, Rosario Murillo, como vicepresidenta, con sus principales contendientes en prisión.