Pasar al contenido principal

Crimen y Corrupción

Habla el veterano que detuvo al tirador de Colorado: “Tenía que matarlo antes de que nos matara a nosotros”

El atacante fue imputado con cinco cargos por asesinato en primer grado y otros cinco por delito de odio

Colorado
Richard Fierro detuvo al atacante de Colorado | Fotomontaje: ADN America

Noviembre 22, 2022 9:27am

Updated: Noviembre 22, 2022 9:35am

Un ex militar que se encontraba en un club LGBTQ, en la ciudad de Colorado Springs, detuvo a un joven que acabó con la vida de cinco personas e hirió a otras 25, en lo que fue calificado como un “ataque de odio”.

Richard Fierro se encontraba con su familia y amigos en el Club Q cuando se percató que Anderson Lee Aldrich, de 22 años, comenzó a disparar a la multitud, por lo que decidió derribarlo y desarmarlo.

“No sé exactamente qué hice, solo entré en modo de combate”, explicó Fierro en una entrevista al diario The New York Times, agregando que en ese momento solo pensó en una cosa: “Tenía que matarlo antes de que nos matara a nosotros”.

Fierro, que estuvo 15 años en el Ejército, contó que cuando escuchó los disparos, se levantó de la mesa en la que estaba y corrió directo hacia el pistolero. Cuando lo vio, lo agarró por el chaleco, lo tiró al suelo y se abalanzó sobre él.

“Le quité el arma de la mano y comencé a golpearlo en la cabeza, una y otra vez”, dijo Fierro, asegurando que el sospechoso tenía un rifle de estilo militar y una pistola. Un cliente ayudó al veterano a quitarle el arma a Aldrich, mientras que una bailarina drag lo pisoteaba con sus tacones.

Fierro confesó al NY Times que cuando la policía llegó, el tirador estaba cubierto de sangre y pensó que lo había matado. Aldrich fue reanimado por los servicios de atención sanitaria, mientras que Fierro fue retenido por los agentes durante una hora.

“Salvó muchas vidas”, expresó el alcalde de alcalde de Colorado Springs, John Suthers. “Me sorprendió su humildad. Nunca me había encontrado con una persona que realizara acciones tan heroicas”.

El sospechoso, que se encuentra en el hospital, fue imputado este lunes con cinco cargos por asesinato en primer grado y otros cinco por delito de odio.

Al menos cinco personas murieron y 25 resultaron heridas el domingo por el tiroteo ocurrido en el Club Q.

En un comunicado publicado el mismo día en Facebook, el club calificó el tiroteo como un “ataque de odio” contra la comunidad LGBTQ, confirmando que los propios asistentes fueron quienes lograron inmovilizar al atacante.

"El Club Q está devastado por este ataque sin sentido a nuestra comunidad. Nuestras oraciones y pensamientos están con todas las víctimas y sus familias y amigos. Agradecemos la rápida reacción de la heroica clientela, que consiguió someter al tirador y poner fin a este ataque de odio", dice el comunicado.