Pasar al contenido principal

Coronavirus

Ordenan confinar ciudad en China tras protestas en planta de iPhone y brote de COVID-19

Se impuso a inicios de noviembre un confinamiento a casi 600.000 personas en la ciudad de Zhengzhou, donde se encuentra la fábrica de iPhones más grande del mundo

Ordenan confinar ciudad en China tras protestas en planta de iPhone y brote de COVID-19
Los residentes no pueden salir si no presentan una prueba negativa y obtienen permiso de las autoridades | Shutterstock / Archivo

Noviembre 24, 2022 4:28pm

Updated: Noviembre 24, 2022 4:28pm

Las autoridades de la ciudad china de Zhengzhou, sede de la mayor fábrica de teléfonos iPhone del mundo, ordenaron confinar varios distritos debido a un brote de COVID-19 que ha desencadenado pánico y violentas protestas, según informó el gobierno local este miércoles.

Los residentes del centro de Zhengzhou no deben dejar sus casas "salvo que sea necesario". Además, no pueden salir de la zona si no presentan una prueba negativa de COVID y obtienen permiso de las autoridades, indicó el gobierno, según Deutsche Welle.

Las reacciones a la noticia en redes sociales como Weibo —equivalente a Twitter, la cual está censurada en China— fueron instantáneas y en su mayoría cuestionaron el cierre.

China impuso a inicios de noviembre un confinamiento a casi 600.000 personas en la zona que rodea la fábrica de iPhones, después de que decenas de trabajadores huyeran por un brote de coronavirus en la planta y el temor a las restricciones.

La planta lleva al menos un mes funcionando en "circuito cerrado", lo que significa que los trabajadores no pueden abandonar las instalaciones, y en las últimas semanas han contratado a más trabajadores para normalizar la producción y reemplazar a los cientos que se marcharon, reportó Heraldo.

Los trabajadores iniciaron recientemente varias protestas en la planta y algunos de ellos rompieron las cámaras de vigilancia y las ventanas, según imágenes subidas a redes sociales.

Las inusuales escenas de disidencia abierta en China marcaron una escalada de los disturbios en la enorme fábrica de la ciudad de Zhengzhou. El desencadenante de las protestas, que comenzaron el miércoles, se vincula con un supuesto plan para retrasar el pago de primas, según varios manifestantes en transmisiones en directo citados por Reuters.

"¡Dennos nuestra paga!", coreaban los trabajadores, mientras estaban rodeados de personas con trajes completos de protección contra riesgos, algunas de ellas con porras, recordó Milenio.