Pasar al contenido principal

Coronavirus

Cada vez más países imponen controles en sus aeropuertos por los contagios masivos de COVID en China

Estados Unidos, Italia y otros cuatro países requerirá que los viajeros de China presenten pruebas negativas de COVID-19

Hombre disgustado por la cancelación del vuelo
Hombre disgustado por la cancelación del vuelo | Shutterstock/Imagen de referencia

Diciembre 29, 2022 7:54am

Updated: Febrero 6, 2023 4:23pm

El Gobierno de China pasó de tener la política restrictiva llamada “COVID cero” a flexibilizar casi todas sus medidas para controlar el virus, provocando una ola de nuevos contagios que ha colapsado los hospitales y crematorios del país.

Además, Beijing liberó los viajes en su totalidad, obligando a otros países a tomar medidas de precaución para estar al tanto del estado de salud de miles de personas que llegan desde el país asiático, según Infobae. 

Estados Unidos, Italia, India, Japón, Malasia y Taiwán decidieron rápidamente imponer restricciones para viajeros procedentes de China.

En concreto, Estados Unidos exigirá a partir del 5 de enero pruebas negativas de COVID-19 a los que llegan desde China, alegando que Beijing no comparte suficiente información sobre el aumento de casos por coronavirus en ese país.

Italia restableció la exigencia de pruebas PCR a todos los viajeros que ingresen desde China, argumentando que, en algunos aeropuertos del país europeo, casi la mitad de los viajeros que llegaron en vuelos desde la nación asiática dieron positivo al COVID-19.

India informó a última hora del jueves que a partir del 1 de enero la prueba PCR será obligatoria para personas procedentes de China, Hong Kong, Japón, Corea del Sur, Singapur y Tailandia.

Japón anunció que a partir del 31 de diciembre requerirá un resultado negativo en la prueba del COVID-19 para viajeros llegados desde China continental, mientras que Taiwán pedirá lo mismo a partir del 1 de enero. Malasia tomará las mismas medidas, pero aún no ha definido las fechas de implementación.

Otros países como Francia, Reino Unido y Australia están estudiando la posibilidad de también imponer restricciones para viajeros procedentes de China.