Pasar al contenido principal

Economía

Empresa estatal de cobre convoca a paro nacional "indefinido" en Chile contra el Gobierno de Boric

La administración de Boric anunció el cierre de la fundición de cobre de Ventanas, situada en una bahía al oeste de Santiago, una zona conocida como el "Chernóbil chileno" por ser una de las más contaminadas del país

Empresa estatal de cobre convoca a paro nacional "indefinido" en Chile
Empresa estatal de cobre convoca a paro nacional "indefinido" en Chile | Cortesía Twitter @ccu_federacion

Junio 22, 2022 10:56pm

Updated: Junio 22, 2022 10:56pm

Los trabajadores de la chilena Codelco, la mayor productora de cobre del mundo, iniciaron este martes un paro nacional "indefinido" para protestar contra el cierre de la fundición de Ventanas, por ser uno de los causantes de la excesiva contaminación en la bahía de Quintero-Puchncaví, en el centro del país.

La convocatoria de la Federación de Trabajadores del Cobre (FTC), organización sindical de la empresa con más de 2.600 afiliados, busca "revertir la decisión del Gobierno respecto al cierre de Ventanas" y pretende "lograr inversiones" para que el cobre, principal producto de exportación del país, se siga fundiendo en Chile.

En una carta pública firmada por 26 sindicatos que integran la FTC llama a los trabajadores a "estar atentos a la convocatoria de un paro nacional en todas las divisiones de Codelco".

El presidente de la federación, Amador Pantoja, aseguró que el paro cuenta con la aprobación de más de 50.000 trabajadores, incluyendo estibadores y contratistas.

La FTC considera “arbitraria” la decisión del cierre de la fundición Ventanas y exige al Gobierno la inversión a través de Codelco de 54 millones de dólares para que la planta cumpla los estándares ambientales más altos. 

“El Gobierno y Codelco nos empujan a hacer esta paralización. Vamos a seguir insistiendo en que el cierre de Ventanas es un error. El problema en esta zona de sacrificio no es solo por nosotros. No somos los únicos, hay 17 o 18 empresas más", explicó Pantoja a medios locales.

El pasado viernes, el presidente, Gabriel Boric, anunció la clausura de la fundición, ubicada en una de las bahías más contaminadas de Suramérica, tras el enésimo episodio de intoxicación de la población.

Un nuevo repunte de las cantidades de dióxido de carbono emitidas a la atmósfera por esta y las otras 15 fábricas que se acumulan en esta "zona de sacrificio" causó vómitos, mareos y otras patologías a 150 personas, en su mayoría niños, y obligó a cerrar las escuelas.

En este contexto, decenas de trabajadores de Ventanas y de empresas contratistas, se manifestaron durante el fin de semana y el lunes en las carreteras que llevan a esta empresa, ubicada en la zona centro de Chile, amenazando con convocar la huelga.

La portavoz del Gobierno, Camila Vallejo, aseguró el lunes que ninguno de los 350 trabajadores afectados se quedará sin trabajo y desmintió los rumores, vertidos desde la oposición, que apuntan a que detrás de la iniciativa del Ejecutivo se esconde un "proceso de privatización".

Según datos proporcionados por el Gobierno a la prensa local, desde 2005 Codelco ha invertido cerca 156 millones de dólares para cumplir las distintas normativas medioambientales, dinero que no ha servido para frenar las emisiones de dióxido de azufre (SO2).

Los cálculos del Ejecutivo apuntan a que se necesitarían más de 1.150 millones de dólares más para ajustarse a los estándares internacionales.

Chile aglutina el 28 % de la producción mundial de cobre y en el país operan gigantes como BHP, Anglo American y Antofagasta Minerals.

La minería, que representa cerca del 10 % del producto interno bruto (PIB) nacional, está jugando un papel fundamental en la recuperación económica del país tras la pandemia.

IMPOPULARIDAD DE BORIC

Chilean president-elect Grabriel Boric.
Chilean president-elect Grabriel Boric. | AFP

Con la llegada del izquierdista Gabriel Boric a la Presidencia de Chile, parecía que todo estaba listo para que el país diera un giro completo. Pero los procesos se han visto más que frustrados por la impopularidad tanto del nuevo mandatario como de la nueva Constitución, como demuestran las encuestas.

Actualmente, al presidente Boric lo aprueba el 39 % de los chilenos, mientras que el proceso constituyente a día de hoy sería rechazado por el 46 %, en comparación con el 38 % que votaría la aprobación de la nueva carta magna el próximo 4 de septiembre.

El caótico proceso tuvo cierta culminación, pero no por eso ha dejado de estar en medio de la polémica con la aprobación preliminar de varios artículos que han molestado a sectores más cercanos a la derecha en el país. Empezando por la decisión de darles más autonomía a poblaciones indígenas, argumentando que solo serviría para dividir el país.