Pasar al contenido principal

Política

Perú cierra indefinidamente Machu Picchu mientras crecen las protestas antigubernamentales

El servicio ferroviario desde la ciudad de Cusco hasta Machu Picchu fue suspendido por daños en la vía férrea, presuntamente provocados por las manifestaciones

Protestas en Perú
Protestas en Perú | Raúl Medina/ADN América

Enero 22, 2023 10:01am

Updated: Enero 22, 2023 10:05am

Perú cerró este sábado por tiempo indefinido las famosas ruinas antiguas de Machu Picchu, a medida que crecen las protestas antigubernamentales que comenzaron el mes pasado y que hasta el momento han dejado 60 muertos.

El Ministerio de Cultura indicó que la atracción turística fue cerrada, así como el Camino Inca que conduce al lugar “para proteger la seguridad de los turistas y la población en general”.

"Se ha dispuesto el cierre a la red de Caminos Inca y a la llaqta (ciudadela) de Machu Picchu ante la coyuntura social y en salvaguarda de la integridad de los visitantes", indicó el Ministerio de Cultura. La medida estará vigente "hasta nuevo aviso".

El gobierno de Dina Boluarte tomó la decisión luego de que el servicio ferroviario desde la ciudad de Cusco hasta Machu Picchu se suspendiera por daños en la vía férrea, presuntamente provocados por manifestantes.

Al momento del anuncio, había 417 visitantes atrapados en la atracción turística antigua, más de 300 de ellos eran extranjeros, confirmó el ministro de Turismo, Luis Fernando Helguero, en una conferencia de prensa.

También el sábado, la policía allanó la universidad pública más importante de Perú en Lima para desalojar a los manifestantes que estaban alojados en el campus, mientras participaban en grandes manifestaciones. Más de 100 personas fueron detenidas.

La primera jornada de la "Toma de Lima", como llamaron sus promotores a la protesta contra la presidenta Dina Boluarte ocurrida el jueves en la capital de Perú, terminó con fuertes enfrentamientos entre policías y manifestantes, y el incendio de un edificio en el centro histórico.

Durante horas, los manifestantes se enfrentaron a la policía desplegada en distintos puntos de la ciudad hasta que se concentraron en el centro histórico de Lima, a pocos metros de la emblemática Plaza San Martín, donde las llamas arrasaron un edificio en un sector con numerosas casas históricas, parcialmente construidas con madera.

Las manifestaciones en Perú comenzaron el pasado 7 de diciembre, cuando Dina Boluarte asumió la presidencia del país tras el fallido autogolpe del expresidente Pedro Castillo. Tras una tregua navideña, las protestas volvieron a cobrar fuerza el 4 de enero, especialmente en el sur, cerca de la frontera con Bolivia.

Los manifestantes exigen la dimisión de Boluarte, el cierre del Congreso, el adelanto de las elecciones generales para el 2023 y una asamblea constituyente, entre otras demandas.