Pasar al contenido principal

Tecnología

Telescopio Webb descubre enormes galaxias que datan 600 millones de años después del Big Bang

Los científicos quedaron impresionados con el tamaño y la madurez de las seis megagalaxias que fueron encontradas por el nuevo Telescopio Espacial Webb

Detalle de la Vía Láctea
Detalle de la Vía Láctea | Shutterstock

Febrero 23, 2023 8:58am

Updated: Febrero 23, 2023 9:18am

Los astrónomos descubrieron enormes galaxias que datan los primeros 600 millones de años después de producirse el denominado “Big Bang” o la “Gran Explosión”. Los hallazgos fueron publicados este miércoles en la prestigiosa revista de ciencia Nature.

Los científicos quedaron impresionados con el tamaño y la madurez de las seis megagalaxias que fueron encontradas por el nuevo Telescopio Espacial Webb, que ya había descubierto galaxias más antiguas que datan de apenas 300 millones de años antes del comienzo del universo, pero más pequeñas.  

El principal investigador, Ivo Labbe, de la Universidad Tecnológica de Swinburne, en Australia, y su equipo esperaban encontrar pequeñas galaxias cerca del origen del universo, pero no se imaginaron que verían estos “monstruos”.

“Aunque la mayoría de las galaxias de esta era son aún pequeñas y crecen gradualmente con el tiempo … hay algunos monstruos que alcanzan rápidamente la madurez”, explicó Labbe en un correo electrónico. Se desconoce por qué ocurre esto o cómo funcionaría.

Cada una de las galaxias parecen pesar miles de millones de veces más que nuestro Sol; y en una de esas galaxias, el peso total de todas sus estrellas podría ser hasta 100.000 millones de veces superior al de nuestro Sol, indicaron los científicos en la revista Nature.

Labbe señaló que, al principio, les pareció imposible que el descubrimiento fuera real, ya que creían que no podía haber galaxias tan maduras como nuestra Vía Láctea tan cerca del comienzo del universo.

Los objetos parecían ser tan grandes y brillantes que algunos miembros del equipo pensaron que se habían equivocado. “Estábamos asombrados, algo incrédulos”, agregó Labbe.

Joel Leja, de la Universidad Estatal de Pensilvania y quien participó en el estudio, dijo que puede ser posible de que algunos de los seis objetos no sean galaxias, sino que se trate de agujeros negros supermasivos.

Los investigadores siguen esperando una confirmación oficial mediante una espectroscopia de alta sensibilidad.