Skip to main content

Política

EXCLUSIVA - Senador Marco Rubio: Es hora de actuar contra el régimen de Ortega

Firmada la semana pasada, la Ley RENACER faculta a Estados Unidos a actuar contra los funcionarios del régimen de Ortega. El presidente Biden ya tiene las herramientas, llegó el momento de actuar.

Sen. Marco Rubio on Nicaragua's illegitimate elections
Sen. Marco Rubio on Nicaragua's illegitimate elections | Ilustración: Armando Tejuca

November 15, 2021 12:17pm

Updated: November 15, 2021 12:17pm

Después de las elecciones ilegítimas del pasado fin de semana en Nicaragua, no cabe duda de que la dinastía autoritaria de Daniel Ortega y Rosario Murillo busca retener el poder de manera fraudulenta al tiempo que socava la libertad de expresión del pueblo nicaragüense.

Seamos claros: no era secreto que la farsa electoral del 7 de noviembre proclamaría como "ganadores" a los miembros del Frente Sandinista de Liberación Nacional.

Durante meses, el régimen Ortega-Murillo trató de acallar las voces de varios candidatos de la oposición, deteniéndolos injustamente. Dirigentes como Félix Maradiaga, Juan Sebastián Chamorro, Arturo Cruz y Cristina Chamorro son sólo algunos de la larga lista de presos políticos que a la fecha permanecen detenidos arbitrariamente por órdenes del régimen. 

Después de un fin de semana tan doloroso para el pueblo nicaragüense, me sumo una vez más a la comunidad nicaragüense-estadounidense en el repudio al régimen de Ortega y Murillo, a la vez que duplicamos nuestros esfuerzos en favor de unas elecciones libres y justas.

Esta semana dimos un paso muy importante cuando el presidente Biden firmó mi ley bipartidista de Fortalecimiento y Adhesión de Nicaragua a las Condiciones para la Reforma Electoral (RENACER). Esta legislación requiere que el Presidente de los Estados Unidos priorice la implementación de las sanciones establecidas bajo el Artículo 5 de la Ley de Condiciones de la Inversión Nicaragüense de 2018 (NICA Act).

La Ley RENACER busca que se haga pagar a los individuos que directa o indirectamente obstruyeron las condiciones necesarias para que se celebraran elecciones libres, justas y transparentes en Nicaragua, incluyendo los funcionarios del régimen que fueron cómplices de este fraude.

La Ley RENACER también exige un estudio detallado de los actos de corrupción de los miembros de las fuerzas armadas nicaragüenses, así como una recopilación de todos los abusos contra los derechos humanos, la tortura y la violencia sexual dirigidos contra los nicaragüenses y las comunidades indígenas.

Paralelamente, el proyecto de ley implementaría iniciativas para fortalecer la libertad de prensa y de expresión en Nicaragua, en un momento en que el régimen reprime y censura abiertamente las voces de la disidencia. Dado que Nicaragua no tiene un gobierno democrático, la Ley RENACER insta al presidente de Estados Unidos a revisar la participación de la nación centroamericana en el acuerdo de libre comercio República Dominicana-Centroamérica-Estados Unidos (CAFTA-DR).

La dinastía autoritaria Ortega-Murillo, así como sus sicarios, debe saber que su participación en la gestión de las elecciones fraudulentas en Nicaragua tendrá un alto precio. La respuesta debe venir no sólo del gobierno de Estados Unidos, sino también de nuestros aliados y socios en la Unión Europea y el hemisferio occidental.

La indiferencia de otras naciones ante la dura realidad a la que se enfrenta el pueblo nicaragüense las hace cómplices de las acciones de un régimen sanguinario cuyo único objetivo es reprimir a su pueblo a cualquier precio.  

No podemos perder de vista a quienes más se benefician de que Ortega y Murillo sigan en el poder de forma ilegítima. Los tiranos de La Habana y Caracas y los dictadores de China y Rusia celebran la "victoria" de una dinastía autoritaria y antiamericana.

Estados Unidos debe ser consciente de que cualquier concesión que se haga a Cuba y Venezuela dará mayor poder al régimen de Nicaragua. El presidente Biden dispone ahora de nuevas herramientas para hacer frente al régimen nicaragüense. Ha llegado el momento de actuar.