Pasar al contenido principal

Crimen y Corrupción

Nacho Lozano, presentador de Telemundo, da cobertura engañosa de caso Rittenhouse

Nacho Lozano ha sido criticado por confundir a su audiencia en un discurso sobre el juicio de Rittenhouse, donde mezcló hechos y opiniones

Nacho Lozano discusses the Rittenhouse trial on Telemundo.
Nacho Lozano discusses the Rittenhouse trial on Telemundo. | Telemundo

Noviembre 24, 2021 3:18pm

Updated: Noviembre 24, 2021 7:00pm

El presentador de Telemundo Nacho Lozano ha sido criticado por los organismos de control de la precisión de las noticias por confundir a su audiencia en un discurso sobre el juicio de Rittenhouse, donde mezclaba hechos y opiniones.

Lozano "acusa al juez de parcialidad e influencia en el jurado, culpa a Rittenhouse de los cinco cargos de los que fue absuelto y defiende a los delincuentes que lo persiguen”, según Kathleen Krumhansl del Media Research Center (MRC).

 

He aquí un desglose del discurso de Lozano del lunes por la mañana: 

En primer lugar, Lozano confunde el veredicto diciendo erróneamente que Rittenhouse fue declarado culpable, y luego se corrige de con rapidez afirmando correctamente que fue absuelto y declarado inocente:

Son las 8 de la mañana, hora en la que les pregunto, ¿qué opinas sobre estas dos muy polémicas ironías de la vida noticiosa de este país? La primera, el juicio contra Kyle Rittenhouse, del cual salió librado de todos los delitos que le imputaron al imputado, que luego dejó de estar imputado, y se puso contento porque lo declararon culpable de la balacera… no culpable, lo declararon no culpable de la balacera en la que se metió en agosto del 2020, cuando mató a dos personas e hirió a una tercera

Dando a Lozano el beneficio de la duda, parece que intentaba decir que Rittenhouse "se alegró" de ser absuelto y evitar una condena a cadena perpetua en prisión. Pero para tomar en serio el reportaje de Lozano, hay que considerar si es de interés periodístico resaltar el hecho de que un acusado se alegró de ser declarado inocente de múltiples cargos de asesinato, ya que esto es una reacción predecible.  

A continuación, Lozano hace un intento fatal de realizar un análisis jurídico de la teoría de la autodefensa del derecho penal al criticar al juez por no permitir que los abogados se refieran a las personas asesinadas como víctimas. Pero en los casos penales en los que el acusado alega autodefensa, la dinámica del juicio cambia.

En un caso de autodefensa, el acusado afirma que es la víctima, y aunque la carga de la prueba sigue recayendo en la fiscalía, la "carga de la producción" de evidencia se traslada a la defensa, y el acusado debe demostrar por preponderancia de las pruebas que, aunque cometió el acto de "matar", estaba justificado al encontrarse en una situación de peligro inminente. Por eso el juez advirtió a los abogados que no podían llamar “víctima” a nadie. La cuestión de quién era la verdadera víctima era precisamente la pregunta que los jurados debían responder. Sin embargo, Lozano sugiere lo contrario: 

Usted ya vio los detalles que les hemos presentado desde tempranito . Los familiares de las víctimas ya habían imputado los delitos, pero se enojaron todavía más desde que el juez, increíblemente pidió no llamar a las víctimas víctimas, porque al juez le parecía imparcial. Porque, parte de los fiscales y de la defensa tendrían que llamarlos, según la visión del juez, como muertos. Nomás faltó que dijeran que no se hagan las víctimas, porque ustedes se cruzaron en el camino de las balas defensoras de lo ajeno

Posteriormente, Lozano critica al juez por limitarse a celebrar un juicio de legítima defensa según las normas aceptadas del procedimiento penal y sugiere que Rittenhouse no tenía derecho a participar en la defensa de otros porque residía en una ciudad diferente a la de los hechos. En realidad, la defensa de los demás puede producirse en cualquier momento y lugar, siempre que la persona que actúa "crea razonablemente" que otros están en peligro inminente. Lo mismo se aplica a la autodefensa. Lozano parece confundir la autodefensa básica y la defensa de los demás con algo llamado "la ley del castillo", que elimina "el deber de retirada segura" en la propia residencia. 

Pero, no lo dijo el juez, aunque parecía. Al final, quedó absuelto y casi reconocido como héroe, porque el jurado dice que el joven le disparó a las víctimas en defensa propia, que no era su propia defensa. Lo irónico es que él  vivía en otra ciudad, por lo que su defensa propia fue defensa propia de otra persona que vaya a usted a saber quién era, porque defendió el patrimonio de otros porque el suyo de otra persona, ya te imaginas quién pudo ser porque defendió la propiedad de otros en vista de que la suya estaba lejos de la escena, y este valiente, armado con un rifle de asalto, defendió un lote de autos vacíos, mató a dos en un pueblo que no era el suyo, comprando un pleito que no le pertenecía, pero que resultó en defensa propia de alguien más.  ¿Está claro? Pues algo así quedó el juicio. 

 

Rittenhouse fue absuelto por un jurado de 12 personas tras más de 25 horas de deliberaciones. Originalmente se enfrentaba a cinco cargos tras disparar mortalmente a dos personas y herir a una tercera durante las protestas en Kenosha, Wisconsin, el verano pasado. Aunque la decisión del jurado generó duras críticas por parte del público, los expertos jurídicos afirman que el veredicto era predecible. 

En un comunicado, el fiscal del distrito del condado de Kenosha, Michael Graveley, dijo que él y sus colegas "respetan el veredicto del jurado, y piden que todos los miembros del público acepten los veredictos pacíficamente y no recurran a la violencia".