Pasar al contenido principal

Economía

Multimillonario propietario y fundador de la marca Patagonia regala su empresa

En lugar de vender la compañía o hacerla pública, Yvon Chouinard, su esposa y dos hijos transfirieron su propiedad de Patagonia, valorada en alrededor de $3 mil millones, a un conjunto de fideicomisos y organizaciones sin fines de lucro relacionados con el medio ambiente y el cambio climático

Multimillonario propietario y fundador de la marca Patagonia, Yvon Chouinard, regala su empresa
Multimillonario propietario y fundador de la marca Patagonia, Yvon Chouinard, regala su empresa | Shutterstock

Septiembre 14, 2022 4:45pm

Updated: Septiembre 14, 2022 4:45pm

Medio siglo después de fundar Patagonia, la popular marca de ropa para actividades al aire, Yvon Chouinard, el excéntrico escalador que se convirtió en multimillonario, ha regalado la empresa, según informa en exclusiva el New York Times.

En lugar de vender la compañía o hacerla pública, Chouinard, su esposa y dos hijos adultos transfirieron su propiedad de Patagonia, valorada en alrededor de $3 mil millones, a un conjunto especialmente diseñado de fideicomisos y organizaciones sin fines de lucro. Fueron creados para preservar la independencia de la empresa y garantizar que todas sus ganancias (unos $100 millones al año) se utilicen para combatir el cambio climático y proteger las tierras no urbanizadas en todo el mundo.

La inusual decisión llega en un momento de creciente escrutinio para los multimillonarios y las corporaciones, cuya retórica sobre hacer del mundo un lugar mejor a menudo se ve eclipsada por sus contribuciones a los mismos problemas que dicen querer resolver.

Al mismo tiempo, la renuncia de Chouinard a la fortuna familiar está en consonancia con su antiguo desprecio por las normas comerciales y su amor de por vida por el medio ambiente.

“Esperemos que esto influya en una nueva forma de capitalismo que no termine con unos pocos ricos y un montón de pobres”, dijo Chouinard, de 83 años, en una entrevista exclusiva con el medio. “Vamos a regalar la cantidad máxima de dinero a las personas que están trabajando activamente para salvar este planeta”.

Patagonia continuará operando como una corporación privada con fines de lucro con sede en Ventura, California, vendiendo chaquetas, gorros y pantalones de esquí por valor de más de mil millones de dólares cada año. Pero los Chouinard, que controlaron Patagonia hasta el mes pasado, ya no son dueños de la empresa.

En agosto, la familia transfirió irrevocablemente todas las acciones con derecho a voto de la compañía, equivalentes al 2 por ciento de las acciones totales, a una entidad recién establecida conocida como Patagonia Purpose Trust.

El fideicomiso, que será supervisado por miembros de la familia y sus asesores más cercanos, tiene como objetivo garantizar que Patagonia cumpla con su compromiso de llevar una empresa socialmente responsable y donar sus ganancias. Debido a que los Chouinard donaron sus acciones a un fideicomiso, la familia pagará alrededor de $17,5 millones en impuestos sobre la donación.

Los Chouinard luego donaron el otro 98 por ciento de Patagonia, sus acciones ordinarias, a una organización sin fines de lucro recientemente establecida llamada Holdfast Collective, que ahora recibirá todas las ganancias de la compañía y utilizará los fondos para combatir el cambio climático. Debido a que Holdfast Collective es un 501(c)(4), lo que le permite hacer contribuciones políticas ilimitadas, la familia no recibió ningún beneficio fiscal por su donación.