Pasar al contenido principal

Crimen y Corrupción

El Salvador extiende estado de emergencia por tercera vez para combatir pandillas

El gobierno salvadoreño dice que los poderes extendidos han sido una herramienta vital para combatir las pandillas callejeras violentas

El Salvador extiende por tercera vez estado de emergencia para combatir pandillas
El Salvador extiende por tercera vez estado de emergencia para combatir pandillas | Rodrigo Sura/EPA vía Shutterstock

Junio 22, 2022 5:07pm

Updated: Junio 22, 2022 7:01pm

La legislatura de El Salvador votó por tercera vez este martes para extender un estado de emergencia conocido formalmente en el país como "estado de excepción", y suspender temporalmente algunos derechos civiles.

Según los informes, la suspensión ha permitido al gobierno capturar a un grupo considerable de pandilleros.

Amnistía Internacional declaró que la medida es exagerada y precisó que el gobierno ha realizado más de 41.000 arrestos en los últimos tres meses.

El gobierno salvadoreño asegura que estado de excepción ha sido vital para combatir las pandillas callejeras violentas que controlan los vecindarios e intimidan a las personas para que abandonen sus hogares. 

El sindicato de pandillas criminales MS-13 es uno de los más grandes de El Salvador con una membresía estimada de 30-50,000 en todo el mundo, pero es solo una de muchas en el país.

El presidente Nayib Bukele solicitó al Congreso el primer estado de excepción a finales de marzo de 2022, un día después de que 62 personas fueran asesinadas por bandas callejeras. El trágico hecho revirtió uno de los logros más destacados de Bukele: la caída de la tasa de homicidios en el país.

El ministro de Seguridad, Gustavo Villatoro, dijo este martes que las autoridades estaban ganando la guerra contra las pandillas, pero que quedaba más trabajo por hacer. “La misión que nos están dando los salvadoreños es clara, erradicar a estos terroristas de territorio salvadoreño”, afirmó. 

La designación de Villatoro fue cuestionada luego de que Bukele destituyera a su anterior ministro de Seguridad, Rogelio Rivas .

Bukele también enfrentó críticas del Departamento de Estado de EE. UU. y la Organización de los Estados Americanos (OEA) luego de que despidió a su fiscal general y a cinco jueces de la Corte Suprema.

Esta tercera prórroga fue aprobada con los votos de 67 de los 84 legisladores de la Asamblea Legislativa unicameral. Durante el debate legislativo, Bukele tuiteó que el gobierno estaba construyendo una prisión nueva.

Bajo el estado de excepción el gobierno tiene más tiempo para detener a las personas antes de que comparezcan ante un juez. Los arrestados tampoco tienen que ser informados de los motivos de su detención y las autoridades pueden prolongar el tiempo de detención sin hablar con un abogado.

El gobierno también puede intervenir teléfonos sin la orden de un juez.

La Constitución salvadoreña tiene excepciones que permiten la suspensión temporal de derechos si existen condiciones justificables y las prórrogas solo son permisibles si la suspensión original era válida.

Los grupos de libertades civiles han insistido en que el estado de excepción original nunca estuvo justificado, porque las autoridades ya tenían la capacidad de investigar y realizar arrestos.

Los activistas de derechos humanos insisten en que muchos de los arrestos son arbitrarios, dejando a personas inocentes encerradas sin el debido proceso. Los jueces también están acusados ​​de mantener a las personas en prisión preventiva sin ejercer presuntamente la discrecionalidad judicial.

José Heriberto Hernández, un trabajador de 51 años, dijo el martes que cree que la extensión está ayudando a mantener la paz y la seguridad, pero también hizo críticas.

“Creo que deben tomar medidas para liberar a los inocentes más rápido”, añadió.