Pasar al contenido principal

Inmigración

MENENDEZ: Venezolanos deportados de EE.UU. enfrentan la tortura en su país

En una declaración reciente, el senador demócrata Bob Menéndez dijo que la deportación “es extremadamente preocupante” y puede tener “duras consecuencias” para los venezolanos que son devueltos

Biden is sending Venezuelan asylum seekers to Colombia
Biden is sending Venezuelan asylum seekers to Colombia | Shutterstock

Febrero 11, 2022 4:45pm

Updated: Febrero 12, 2022 1:05pm

Luego de ser deportados por ICE a través de República Dominicana, decenas de venezolanos dicen haber sido maltratados por las autoridades al regresar a su país. Muchos han vuelto a emprender el largo y peligroso viaje de regreso a Estados Unidos, pero esta vez esperan que el gobierno les conceda asilo.

La práctica de utilizar a terceros países para deportar venezolanos ha sido condenada por organizaciones pro-inmigrantes y los legisladores de EE.UU. han disparado las alarmas, informó ABC News.

En una declaración reciente, el senador demócrata Bob Menéndez dijo que el asunto "es extremadamente preocupante" y puede tener "duras consecuencias para los venezolanos que son devueltos".

Ricardo Villasmil es uno de los cientos de venezolanos enviados de regreso a casa a través de República Dominicana o Colombia, una táctica utilizada por la administración de Biden para sortear la falta de relaciones diplomáticas con el régimen de Maduro.

Hablando desde un centro de detención de inmigrantes en Texas, el joven de 23 años dice que todavía sufre de dolor físico severo por la tortura que sufrió a manos de las fuerzas de seguridad venezolanas después de ser deportado de los EE. UU. en octubre de 2021.

“Les dije que, por favor, me ayudaran, que no me podía levantar, pero ellos solo me miraron y me dijeron: '¿Tú no vienes de Estados Unidos? ¡Ahora, pídele ayuda a Biden!'”, relató sobre su llegada a Venezuela. “En medio de tanto acoso, simplemente perdí el conocimiento”.

Villasmil dijo a Noticias Telemundo Investiga que los funcionarios lo estaban esperando cuando aterrizó en el Aeropuerto Internacional de Maiquetía en las afueras de Caracas.

“Dijeron que yo estaba siendo un infiltrado para pasar información del gobierno de Maduro a Estados Unidos, que Estados Unidos estaba financiando mi estadía en Venezuela para que pasara información”, dijo.

También describió los diversos métodos de tortura utilizados y recuerda cómo lo obligaron a colocar la cabeza entre las rodillas durante horas y horas.

"Estuve en esa posición durante más de siete horas. Me echaron agua fría, como para no dejar marcas. Me golpearon en la cabeza, me ahogaron”, dijo.

Pero cuando cayó al suelo, dijo, comenzaron las chanzas.

Villasmil recuerda que los funcionarios le dijeron: "No aguantas nada, estuviste detenido cuatro meses en Estados Unidos, entonces espera" y "¿Tú no vienes de Estados Unidos? Pídele ayuda a Biden".

Después de innumerables horas de tortura, el joven migrante perdió el conocimiento y despertó en un hospital. Aunque se sabía afortunado de estar vivo y libre, más tarde un médico le diagnosticó neuritis cervical debido al abuso. Poco después de recibir su diagnóstico, se reencontró con su pareja, Daniela Viloria, quien dice que grupos armados organizados y financiados por el gobierno los habían estado buscando durante semanas.

Una vez, recuerda Villasmil, los amenazaron a punta de pistola en medio de una calle llena de gente.

"Me apuntó con un arma y le preguntaron a Daniela cómo se siente (saber) que su hijo va a crecer sin un padre”, dijo, entre lágrimas. “A partir de ahí pensé: no puedo permitir que mi hijo viva de de la misma manera en que crecí, sin mi papá".

Villasmil huyó de Venezuela por primera vez en 2008 después de que su padre fuera asesinado y el resto de la familia fuera perseguida por su oposición al gobierno del difunto dictador Hugo Chávez.

Debido a las recientes amenazas, Villasmil y su esposa embarazada abandonaron nuevamente su tierra natal en busca de asilo en EE.UU. Ambos lograron cruzar la frontera antes de ser detenidos por la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos., que los separó.

“Dije: estoy embarazada, este es mi esposo. Y la voz de la Patrulla Fronteriza decía: 'No me importa, no me importa, no importa, entran como adultos solteros', dijo a Noticias Telemundo Investiga su esposa, Daniela Viloria, de 24 años.

Actualmente, Villasmil permanece bajo la custodia de U.S. Inmigración y Control de Aduanas, pero su esposa fue liberada y actualmente se encuentra en proceso de solicitud de asilo.

Durante el último año fiscal, ICE deportó, como promedio, a un venezolano cada dos días, según cifras que la dependencia entregó a Noticias Telemundo Investiga.

La comunidad venezolana estadounidense se está movilizando para ayudar a los deportados que intentan nuevamente buscar EE. UU. asilo.

“No queremos que un hermano venezolano muera porque este país lo deportó por error a Venezuela sin tomar en cuenta las situaciones de alto riesgo para la vida de los venezolanos”, dijo el organizador comunitario Edison Calderón.

Destacó que EE. UU. se encuentra entre las decenas de naciones que no reconocen la legitimidad del gobierno de Maduro. “Pedimos que estos casos sean reabiertos, tomados en cuenta, estudiados muy minuciosamente”, afirmó Calderón, quien también obtuvo asilo en los Estados Unidos.

“Regresan a EE.UU. porque no tenemos [los venezolanos] otra opción para proteger nuestras vidas”, dijo sobre los deportados.

El Departamento de Estado considera a Venezuela como “un régimen ilegítimo y autoritario” cuyas autoridades cometen crímenes de lesa humanidad.

Por ello, las deportaciones a través de terceros países han suscitado críticas.

“Bajo el cruel régimen de Maduro, los venezolanos que son deportados enfrentan un futuro sombrío y en muchos casos sufren duras consecuencias por buscar asilo político en Estados Unidos”, dijo Menéndez en su reciente declaración.

Durante la campaña presidencial de 2020, Joe Biden condenó la práctica de deportar venezolanos a través de terceros países. Noticias Telemundo Investiga contactó a la Casa Blanca de Biden por la deportación de venezolanos pero no obtuvo respuesta.