Pasar al contenido principal

Derechos Humanos

Los niños venezolanos no se alimentan lo suficiente

La crisis alimentaria de Venezuela se debe a su gobierno socialista autoritario

Venezuelan President Nicolas Maduro
Venezuelan President Nicolas Maduro | Shutterstock

Enero 12, 2022 9:43pm

Updated: Enero 26, 2022 1:05pm

La mala gestión y la corrupción del gobierno de Venezuela provocan que muchos de los niños del país pasen hambre, lo que tiene implicaciones preocupantes para el futuro del país.

La desnutrición ha provocado que muchos niños venezolanos sean demasiado pequeños para su edad, según un informe de KRWG, una filial de NPR en la Universidad Estatal de Nuevo México. Una encuesta realizada en mayo de 2021 descubrió que el 42% de las más de 46.000 mediciones realizadas a niños de los barrios más pobres del país reflejan desviación o emaciación, un indicio de que los niños son demasiado bajos o tienen un peso inferior al normal.

"Si no cuentas con una buena nutrición hasta los 6 años, lo más probable es que no desarrolles todo su potencial físico y cognitivo", explicó Susana Rico, directora interina del Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas en Venezuela.

Añadió que, el número creciente de niños desnutridos puede tener un impacto negativo en la sociedad venezolana y en su economía dentro de varias décadas.

"Si no creces con la fuerza y la salud para la que fuiste planeado genéticamente, lo más probable es que no seas capaz de producir tanto", continuó Rico, refiriéndose a las capacidades físicas. "Lo mismo ocurre con tu crecimiento intelectual. Entonces los efectos económicos se notan dentro de 15 o 20 años, cuando estos niños se incorporan a la población activa”.

Un médico local indicó que los niños se llenan de carbohidratos como el pan y los cereales porque son más económicos que la carne y los lácteos.

La crisis alimentaria de Venezuela se debe a su gobierno socialista autoritario. Es uno de los tantos países que luchan contra la desnutrición, pero que no está en guerra. De hecho, cuenta con abundantes tierras fértiles y grandes reservas de petróleo que podrían aprovecharse.

Pero la corrupción y la mala gestión provocaron un colapso económico. El gobierno, desesperado, suele aplicar controles de precios y se ha apropiado de granjas, lo que provoca una escasez de alimentos.

Nicolás Maduro se niega a buscar ayuda externa, ya que la distribución de alimentos es un medio para mantener el control sobre la población y reforzar su apoyo político. Cedió a la ayuda en abril de 2021, cuando firmó un acuerdo con el Programa Mundial de Alimentos de la ONU para distribuir comidas a 1,5 millones de niños en edad preescolar con discapacidades en las zonas más pobres de Venezuela.

Las organizaciones benéficas privadas también han intervenido.