Pasar al contenido principal

Política

Caza ruso dispara misil cerca de avión de vigilancia del Reino Unido sobre el Mar Negro

El ministro de Defensa británico consideró que el incidente demuestra que los militares rusos "no están lejos" de decidir que "las reglas no se aplican a ellos"

Fourth generation Russian fighter jet Su-27 flying over Szczecin, Poland in October 2020
El caza ruso de cuarta generación Su-27 | Shutterstock

Octubre 20, 2022 11:11am

Updated: Octubre 20, 2022 2:29pm

Un avión de combate ruso Su-27 "lanzó un misil" cerca de un avión de vigilancia británico RC-135 en el espacio aéreo internacional sobre el Mar Negro el pasado 29 de septiembre, confirmó este jueves el ministro de Defensa del Reino Unido, Ben Wallace.

En declaraciones ante la Cámara de los Comunes, la principal cámara legislativa del Parlamento británico, Wallace reveló que un Rivet Joint de la Real Fuerza Aérea (RAF, por su sigla en inglés) no armado fue perseguido por dos cazas Su-27 rusos mientras realizaba un patrullaje rutinario en el espacio aéreo internacional el mes pasado.

En medio de la interacción aérea de 90 minutos, uno de los aviones rusos disparó un misil cerca del avión de vigilancia británico, en aparente advertencia, aunque Wallace no consideró el incidente de esa manera. En cambio, lo calificó como una "intervención potencialmente peligrosa".

"El 29 de septiembre, un RC-135 Rivet Joint de la RAF no armado, un avión de tipo civil que realizaba una patrulla rutinaria sobre el Mar Negro, interactuó con dos aviones de combate rusos armados SU-27. No es inusual que las aeronaves sean objeto de seguimiento y esta ocasión no fue diferente. Sin embargo, durante esa interacción, uno de los aviones SU-27 lanzó un misil en las proximidades del RAF Rivet Joint más allá del alcance visual", explicó Wallace.

"El tiempo total de la interacción entre el avión ruso y el Rivet Joint fue de aproximadamente 90 minutos. La patrulla concluyó y las aeronaves regresaron a la base", agregó.

El funcionario británico también informó que el Kremlin atribuyó el disparo del misil a un "mal funcionamiento técnico" del Su-27 en pleno vuelo, y añadió que, hasta el momento, el Reino Unido no clasifica el incidente como una "escalada deliberada" del creciente enfrentamiento entre Londres y Moscú.

"No consideramos que se trate de una escalada deliberada por parte de los rusos, nuestro análisis coincidiría en que fue una avería. Sin embargo, es un recordatorio de lo peligrosas que pueden ser las cosas cuando se opta por utilizar los cazas de la manera en que los rusos lo han hecho en varias ocasiones", explicó Wallace.

Los informes indican que el RC-135W de la RAF "absorbe" las señales de los aviones enemigos y también puede detectar armas nucleares gracias a su capacidad para analizar la atmósfera en busca de rastros de radiactividad.

El cuatrimotor británico es utilizado para realizar vuelos de vigilancia sobre objetivos potenciales buscando señales de radar y otros sistemas de detección.

Asimismo, Wallace comentó que el incidente demuestra que los militares rusos "no están lejos" de decidir que "las reglas no se aplican a ellos", y añadió que las patrullas de la RAF han vuelto a la zona, pero ahora están protegidas por escoltas de aviones de combate británicos.

"Estamos lidiando con el presidente y, de hecho, con unas fuerzas rusas que, como hemos visto en el incidente del Rivet Joint, no están lejos de hacer un cálculo erróneo o de decidir que las reglas no se aplican a ellos. El Ministerio de Defensa del Reino Unido ha compartido esta información con los aliados y, tras consultarlo, he reanudado las patrullas rutinarias, pero esta vez escoltadas por aviones de combate", dijo Wallace.

"Todo lo que hacemos se considera y se calibra con respecto al conflicto en curso en la región y de acuerdo con el derecho internacional. Acogemos con beneplácito el reconocimiento de Rusia de que esto fue en el espacio aéreo internacional, y el Reino Unido ha llevado a cabo salidas regulares con el Rivet Joint de la RAF en el espacio aéreo internacional sobre el Mar Negro desde 2019 y continuaremos haciéndolo", concluyó.

El parlamentario laborista británico Luke Pollard calificó la interacción de "grave" y señaló que los vuelos de patrulla británicos eran necesarios porque Londres necesitaba demostrar que no sería intimidado.

"Este incidente también representa un serio recordatorio sobre la importancia de evitar la escalada y los errores de cálculo mientras se mantiene el apoyo del Reino Unido a Ucrania", expuso.

Los comentarios de Pollard se producen en medio de una escalada de amenazas del presidente ruso, Vladímir Putin, de que podría recurrir al uso de armas nucleares tácticas de corto alcance contra Ucrania o alguno de sus vecinos europeos.