Pasar al contenido principal

Crimen y Corrupción

Niña de 11 años fingió su muerte para sobrevivir a masacre en Texas

La menor se untó de la sangre de un amiga para fingir que estaba muerta y sobrevivir a la masacre de Texas

Miah Cerrillo, la alumna de cuarto grado que sobrevivió al ataque de Salvador Ramos
Miah Cerrillo, la alumna de cuarto grado que sobrevivió al ataque de Salvador Ramos | Fotomontaje

Mayo 27, 2022 10:28am

Updated: Mayo 27, 2022 2:15pm

Una menor de 11 años se untó de la sangre de una amiga para fingir su muerte y poder sobrevivir a la masacre en la escuela primaria Robb de Uvalde (Texas), donde Salvador Ramos mató a tiros a 19 niños y dos profesores, informaron este jueves medios locales.

Blanca Rivera, tía de Miah Cerrillo, la alumna de cuarto grado que sobrevivió al ataque de Ramos, declaró a un medio de comunicación que la niña "vio a su amiga llena de sangre y luego se la puso" para hacerse pasar por un muerto más. 

En el momento del ataque, Miah se tiró al suelo y fue testigo de cómo sus amigos y su maestra, Irma García, eran asesinados durante la matanza, relató Rivera.

La menor fue trasladada a un centro de salud porque "tenía fragmentos de bala en la espalda". Pero fue dada de alta del hospital horas más tarde y ya se está recuperando del traumatismo producido por el suceso.

El padre de Miah, Miguel Cerrillo, por su parte, indicó, en declaraciones recogidas por The Washington Post, que un agente de Policía retiró a su hija de la escuela con vida pero cubierta de sangre.

Ante la actuación policial, empiezan a surgir nuevos detalles que han puesto en el punto de mira su respuesta. Varias personas que presenciaron el incidente informaron de que testigos instaron a la policía a entrar en la escuela, y uno de ellos incluso consideró hacerlo por su cuenta, frustrado por la falta de acción de los agentes, informó la BBC.

Los primeros reportes, provenientes del Departamento de Seguridad Pública afirmaron que un oficial armado que trabajaba en la escuela había confrontado a Ramos en el momento en que arribó a la escuela.

Victor Escalon, director del Departamento de Seguridad Pública de Texas, declaró en una conferencia de prensa el jueves que esa información es incorrecta. "No hubo ningún oficial disponible y armado".

Algunos testigos declararon a The Wall Street Journal (WJS) que "la policía no estaba haciendo nada". Angeli Rose Gómez, supervisora de una granja, y una de las madres que se encontraban fuera de la escuela, declaró que había sido esposada por, según la policía, "intervenir en una investigación en curso".