Pasar al contenido principal

Deportes

Basquetbolistas de la WNBA no volverán a Rusia hasta que Brittney Griner sea liberada

Griner está detenida en Rusia desde febrero y actualmente cumple una condena de nueve años de prisión por posesión de estupefacientes y contrabando

Griner
Griner fue condenada el 4 de agosto | Foto tomada de Twitter

Septiembre 20, 2022 3:55pm

Updated: Septiembre 20, 2022 3:58pm

Muchas basquetbolistas de la WNBA eligen jugar en el extranjero durante la temporada baja, cuando termina la mejor liga del mundo, para ganar más dinero. Rusia es un destino particularmente popular debido a la buena paga, pero las jugadoras no planean regresar pronto debido a la situación actual de Brittney Griner, encarcelada en una prisión rusa tras declararla culpable de posesión de estupefacientes y contrabando por introducir en Rusia cartuchos de cigarrillos electrónicos con cannabis.

Según informa AP, ninguna de las jugadoras de la WNBA que jugaron en Rusia el año pasado volverá hasta que Griner pueda regresar a Estados Unidos. Entre ellas está la alero de las Seattle Storm, Breanna Stewart, que juega en el Ekaterinburg, el mismo equipo ruso en el que Griner ha jugado desde 2014.

"Honestamente mi tiempo en Rusia ha sido maravilloso, pero especialmente con BG todavía detenida injustamente allí, nadie va a ir allí hasta que esté en casa", dijo Stewart a la agencia AP. "Creo que, ya sabes, ahora, la gente quiere ir al extranjero y si el dinero no es muy diferente, quieren estar en un lugar mejor".

La alero de las Connecticut Sun, Jonquel Jones, y la base de las Chicago Sky, Courtney Vandersloot, también jugaron en el Ekaterimburgo, un equipo que lleva casi dos décadas dominando la escena europea y que ha ganado cinco títulos de la Euroliga en las últimas ocho temporadas, pero anunciaron que no se sentían seguras regresando a Rusia.

Griner está cumpliendo actualmente una condena de nueve años tras ser declarada culpable por cargos de drogas. El 17 de febrero, Griner fue detenida en el aeropuerto internacional de Sheremetyevo cuando el Servicio Federal de Aduanas ruso encontró en su equipaje cartuchos para vapear que contenían aceite de hachís, un concentrado de marihuana.