Pasar al contenido principal

Política

Presidente de Perú es acusado de plagiar su tesis de maestría

Según investigación periodística, Pedro Castillo habría plagiado más de la mitad de su tesis de maestría firmada en conjunto con la primera dama Lilia Paredes

Castillo suma otro escándalo en menos de un año al frente del país
Castillo suma otro escándalo en menos de un año al frente del país | Prensa Presidencia

Mayo 3, 2022 4:22pm

Updated: Mayo 3, 2022 4:33pm

Una investigación periodística reveló el domingo un presunto fraude académico del presidente de Perú, Pedro Castillo, quien habría plagiado más de la mitad de su tesis de maestría, firmada en conjunto con la primera dama Lilia Paredes.

El matrimonio presidencial habría copiado el 54% de la tesis que realizaron para obtener el grado académico de magíster, según el programa “Panorama”, emitido por Panamericana Televisión.

El programa dominical de periodismo de investigación sometió el trabajo de Castillo al software Turnitin. Se trata de la tesis de 121 páginas “La equidad de género y los aprendizajes significativos del área de personal social en los estudiantes del IV ciclo de la institución educativa N° 10465 Puña - Tacabamba - Chota”, con la cual el jefe del Ejecutivo y la primera dama obtuvieron en 2011 su maestría en Psicología Educativa, de la Universidad César Vallejo (UCV).

El documento cuenta con un marco teórico de 26 páginas y todas ellas fueron copiadas en su totalidad de autores nacionales y extranjeros sin haberlos citado, informó el diario Gestión.

El reportaje de "Panorama" señaló que, además de haber plagiado más de la mitad del “estudio”, Pedro Castillo y Lilia Paredes habrían cometido fraude académico al validar los talleres y cuestionarios que utilizaron ambos para su investigación.

Ambos candidatos a magíster necesitaban que tres profesionales dieran su autorización para emplear dichos instrumentos de investigación. Pero dos de los supuestos expertos, Jhon Hualcas Reyes y Andrea Jesús Solís Díaz, no existen según el Registro Nacional de Identificación y Estado Civil (Reniec).

Un tercer especialista investigado, Erick Carlo Figueroa Coronado, sí existe y su DNI coincide con su nombre y firma. Pero resultó ser el jurado de tesis del trabajo que realizaron Pedro Castillo y Lilia Paredes, indica Gestión.

“Yo estuve como miembro del jurado evaluador, cumpliendo la función de vocal (...) él sustentó, hizo un trabajo de investigación junto a su esposa. Hicieron trabajo grupal y tenía que ver con la equidad de género”, declaró Figueroa Coronado a "Panorama".

La noticia del presunto fraude académico del presidente Castillo fue recibida con indignación por la opinión pública peruana. “Este reportaje (…) lo desacredita aún más, lo que debe suceder es que en la parte administrativa y legal debe haber una investigación. De acreditarse esta situación sumados a otros casos que la justicia esté interviniendo debería generar la posibilidad de evaluar seriamente su renuncia”, declaró al diario Expreso el secretario general del Sindicato Único de Trabajadores de la Educación Peruana (Sutep), Lucio Castro.

Rosa María Palacios columnista de temas jurídicos en La República, señaló que este es “el Gobierno del plagio”. Agregó que el incidente es inaceptable, ya que lo máximo permitido de coincidencia en un trabajo de investigación es 10%.

El mandatario se ha mantenido en silencio tras el escándalo de las revelaciones el domingo. Tampoco se ha pronunciado el empresario y excandidato presidencial César Acuña, líder de Alianza para el Progreso y dueño de la Universidad César Vallejo.

Fuentes de la universidad dijeron a El Comercio que su Consejo Directivo se reunió el lunes para evaluar la situación de Castillo y de Paredes. Acordaron conformar un equipo que evalúe a profundidad la tesis de la pareja, a fin de determinar si hay un alto grado de coincidencias con los textos de otros autores sin citar.

Turnitin, el software utilizado para la investigación de la tesis de Castillo, es un servicio de prevención de plagio en internet creado por iParadigms, LLC, lanzado por primera vez en 1997. Las universidades y los institutos compran licencias para enviar ensayos al sitio web de Turnitin, el cual revisa el documento en busca de contenido no original.