Pasar al contenido principal

Derechos Humanos

Nicaragüenses celebran misa pese a prohibición de procesiones y represión a la iglesia

El gobierno de Daniel Ortega prohibió la procesión católica de Nuestra Señora de Fátima prevista para el sábado pasado aduciendo "motivos de seguridad interna"

Nicaragua
Prohibición de procesiones y represión a la iglesia en Nicaragua | Fotomontaje: ADN America

Agosto 15, 2022 6:12am

Updated: Agosto 15, 2022 11:57am

Cientos de nicaragüenses asistieron a misa a pesar de la fuerte presencia policial este fin de semana después de que el gobierno prohibiera una procesión religiosa en la capital en medio de una ola de represión contra la iglesia católica romana en el país.

El gobierno de Daniel Ortega prohibió la procesión católica de Nuestra Señora de Fátima prevista para el sábado pasado aduciendo “motivos de seguridad interna”.

“La Policía Nacional nos ha informado que por motivos de seguridad interior se ha programado la procesión para las 7:00 horas de este 13 de agosto, actividad prevista con motivo del Congreso Mariano y la conclusión de la peregrinación de la imagen de Nuestra Señora de Fátima en territorio nacional, no está permitido”, dijo la arquidiócesis en un comunicado.

El domingo se produjo también la detención de un sacerdote en una zona del norte del país en medio de fuertes redadas por parte del gobierno de Daniel Ortega, mientras que el obispo Rolando Álvarez continúa sitiado por la policía en la curia episcopal del norteño departamento de Matagalpa.

En un comunicado, la Diócesis de Siuna informó que el presbítero Oscar Benavidez, de la parroquia Espíritu Santo de la localidad de Mulukukú, fue arrestado la tarde del domingo y que desconoce “las causas o motivos de su detención”.

El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) condenó en Twitter la “detención arbitraria” del párroco Benavidez, quien “según informaciones fue sacado de su vehículo y llevado en una patrulla con rumbo desconocido”.

“Demandamos que cese la persecución contra la Iglesia y sus clérigos”, reclamó el Cenidh.

🔴URGENTE| A través de distintas fuentes hemos sabido de la detención arbitraria del sacerdote Óscar Benavides Dávila de la Parroquia Espíritu Santo en el municipio de Mulukukú. Según informaciones fue sacado de su vehículo y llevado en una patrulla con rumbo desconocido. pic.twitter.com/oDjOrCmYfa

— Cenidh (@cenidh) August 15, 2022

Este fin de semana los líderes de la iglesia llamaron a la gente a ir pacíficamente a la catedral para tener una gran misa, donde se reunieron “con mucha alegría, pero también con mucha tristeza”, según el cardenal Leopoldo Brenes.

La medida se produce cuando el gobierno de Daniel Ortega ha estado reprimiendo implacablemente a las ONG y otros grupos, viéndolos como opuestos al régimen. El régimen de Ortega afirma que algunos grupos reciben fondos del exterior y que conspiran para sacarlo de su cargo.

A principios de este mes, se cerraron siete estaciones de radio administradas por la Iglesia Católica Romana en Nicaragua. El gobierno también anunció que el obispo de Matagalpa, Rolando Álvarez, estaba siendo investigado por promover el odio e incitar a la violencia. A Rolando, un crítico abierto del régimen de Ortega, no se le permitirá salir del recinto de la iglesia durante la investigación, dijeron las autoridades.

El observador permanente del Vaticano ante la Organización de los Estados Americanos expresó su preocupación por las acciones recientes del gobierno de Nicaragua durante una sesión especial del consejo permanente del organismo.

Monseñor Juan Antonio Cruz llamó a “encontrar caminos de entendimiento basados ​​en el respeto y la confianza recíproca, buscando sobre todo el bien común y la paz”.

Solo este año, Nicaragua ha cerrado más de 200 instituciones. Además, el gobierno anunció que 100 grupos adicionales también podrían verse obligados a cerrar pronto.

Ortega ha sido muy criticado por las elecciones presidenciales de noviembre de 2021, cuando fue elegido presidente por cuarto mandato consecutivo. Antes de las elecciones, el régimen arrestó a más de 46 líderes de la oposición y seis candidatos presidenciales.