Pasar al contenido principal

Crimen y Corrupción

Trabajador de McDonald's es baleado tras conflicto por papas fritas frías en Nueva York

El empleado fue trasladado al Hospital Brookdale, en Brooklyn, donde permanece con un estado de salud extremadamente crítico

Policiales
La víctima recibió un disparo en el cuello | Fotomontaje: ADN America

Agosto 3, 2022 7:02pm

Updated: Agosto 3, 2022 7:02pm

Un trabajador de McDonald’s, de 23 años, está luchando por su vida luego de recibir un disparo el lunes por parte del hijo de una cliente enfurecida que recibió papas fritas frías en Nueva York.

En incidente ocurrió alrededor de las 7:00 p.m. en el local de la cadena McDonald’s, ubicado en la calle Fulton 1531 en Bedford-Stuyvesant, cuando la víctima tuvo un conflicto con la madre del sospechoso.

Lisa Fulmore, de 40 años, reveló al New York Post que se quejó porque sus papás fritas estaban frías mientras hablaba por videollamada con su hijo de 20 años, cuya identidad no ha sido revelada.

La madre de tres niños dijo que el incidente se desarrolló después de que ordenó un combo de McDonald’s a través de una aplicación móvil. Cuando fue a retirar el pedido a la tienda, su hijo escuchó por videollamada el momento en el que Fulmore pidió un cambio de papas.

“Le pedí a una de las trabajadoras que cambiara las papas fritas. Fue a la máquina de papas durante unos 10 segundos y me trajo lo que pedía, así que pensé que eran papas fritas nuevas”, contó Fulmore, asegurando que se retiro del local tras recibir el cambio.

“Probé las papas y cuando agarré la tercera, todavía estaban frías. Así que volví al local”, contó. “Le pregunté a la trabajadora: '¿Por qué me darías las mismas papas fritas y solo pondrías una o dos encima para hacerme pensar que me diste papas nuevas?' Todos comenzaron a reírse". 

Mientras la discusión comenzaba a agudizarse, Fulmore le dice a su hijo a través de la videollamada: “Los trabajadores de este McDonald's están jugando conmigo”. Su hijo respondió: “Voy por la cuadra”.

Su madre le había pedido no ir al local para evitar problemas mayores, pero el joven ignoró el comentario.

“Todos deben alejarse de mi madre”, fueron las primeras palabras del sospechoso cuando ingresó al McDonald’s, a la vez que invitaba a uno de los trabajadores a mantener una discusión fuera del establecimiento.

Fulmore le pidió a su hijo que se fuera, ya que solo se trataba de un pequeño conflicto. El sospechoso de retiro del lugar, pero unos 15 minutos después se escuchó un disparo.

“Dije, '¿Quién está disparando?'”, detalló Fulmore a The Post, y contó que pensó que su hijo ya se había ido. “Miré y vi a un adolescente tirado en el suelo, y luego vi a mi hijo corriendo hacia otro lado. Llamé al 911, y solo me senté allí y esperé”.

La madre asegura que no estaba consciente que su hijo tenía un arma. “Ni siquiera sé si mi hijo realmente hizo eso", refiriéndose al tiroteo.

“Lo único que sé, es que mi hijo y el trabajador estaban discutiendo. Él salió del local y el empleado lo siguió”, finalizó.

Fuentes policiales dijeron al medio que la víctima no tenía arrestos previos y no hay indicios de que tuviera un arma cuando fue baleado.

El hijo de Fulmore está bajo custodia federal, pero no ha sido acusado del tiroteo. Anteriormente ha sido arrestado en varias ocasiones, incluso por hurto mayor en 2019, y asalto y robo de servicio en 2018. También cuenta con detenciones por otros casos, dijeron las fuentes policiales.