Pasar al contenido principal

Virales

Camila, la niña mexicana que despertó en su funeral y finalmente falleció

Camila, de tres años, estuvo encerrada en el ataúd por varias horas. Murió de camino al hospital

Niña despierta durante su funeral en San Luis Potosí, México
La madre culpa al primer doctor que atendió a su hija de lo ocurrido | Shutterstock

Agosto 23, 2022 4:29pm

Updated: Agosto 23, 2022 4:29pm

Camila, una niña de tres años, era velada en el municipio de Salinas, San Luis Potosí (México), cuando sus familiares se percataron de que aún estaba viva. De inmediato, fue trasladada al hospital, aunque finalmente murió en el trayecto.

Días antes, Camila tenía vómitos, fiebre y diarrea, por lo que su madre, Mary Jane Mendoza, la llevó al Hospital Comunitario, ubicado a 40 kilómetros del pueblo en el que ambas vivían.

"Le dieron 30 gotitas de paracetamol y me dijeron que mi hija estaba bien, que me la podía llevar a mi casa", contó la madre a Milenio.

Camila no mejoró, por lo que Mary Jane regresó con ella a urgencias. La noche del 18 de agosto, la mujer fue informada de que su hija había muerto a causa de una deshidratación severa.

"Cuando agarré su cuerpo, la niña me abrazó y yo le dije al doctor que seguía viva, pero él me contestó que la soltara y me sacó para esperar el certificado", agregó para el citado medio.

La madre terminó por volver a casa con el cuerpo de Camila. Su padre, quien emigró apenas en febrero pasado a Estados Unidos, solo pudo despedirse por videollamada, según Reporte Índigo.

En la funeraria, Mary Jane notó que su hija parecía estar viva, pues no había perdido color, e incluso movía los ojos. También se percató de que el vidrio de su ataúd se empañaba, tal como ocurre cuando alguien respira cerca de él.

Aunque la madre comunicó esto a los trabajadores, nadie le creyó. Sólo decían que su dolor no la dejaba pensar con claridad, apuntó Infobae.

Finalmente, Mary Jane vio claramente que la niña movía los ojos. Otras personas se acercaron al ataúd y constataron que la pequeña aún respiraba. 

De inmediato, la enfermera de la comunidad acudió al lugar y comprobó que la niña estaba viva. Camila fue llevada nuevamente al hospital, aunque murió en el trayecto. En el segundo certificado de defunción se informa que falleció por un edema cerebral, falla metabólica y deshidratación.

La madre culpa al primer doctor que atendió a su hija por lo ocurrido; la menor pasó mucho tiempo encerrada en el ataúd antes de ser atendida.

"Duró bastantes horas ahí en la caja, pero ahí yo siento que es culpa del doctor que me la entregó dada por muerta", denunció Mary Jane.

La Fiscalía General de San Luis Potosí espera el resultado de la autopsia practicada al cuerpo de Camila para integrar a la investigación que abrió por la muerte de la niña, según Milenio.