Pasar al contenido principal

Crimen y Corrupción

Mujer hispana de Miami acusada de operar un prostíbulo en casa alquilada

Una mujer de 27 años, identificada como Leidy Cabrera Gómez, de origen colombiano, está siendo acusada de operar un prostíbulo en una casa que alquilaba

Mujer acusada de prostitución
Acusada | MDP

Septiembre 15, 2022 7:06pm

Updated: Septiembre 15, 2022 7:11pm

Una mujer de 27 años, identificada como Leidy Cabrera Gómez, de origen colombiano, está siendo acusada de operar un prostíbulo en una casa que alquilaba en la ciudad de Miami Gardens, además de cargos por obtener ganancias de la prostitución, alquilar un lugar para prostitución, uso ilegal de un dispositivo de comunicación, entre otros

En virtud de una investigación en curso del grupo de trabajo contra la trata de personas de la oficina del fiscal del estado de Miami-Dade, el este miércoles, aproximadamente a las 12:41 pm, un detective encubierto se contactó con un número de teléfono celular que aparecía en la página web megapersosnales.com, bajo el nombre de Daniela.

La página es un sitio web para adultos conocido por anunciar servicios de prostitución. La policía a través de un agente encubierto organizó una cita de prostitución vía mensaje de texto, y fue dirigido a la vivienda ubicada en 2370 NW 153rd ST, en Miami Gardens.

Aproximadamente a las 1:15 de la tarde el policía encubierto llegó al lugar mencionado y en la puerta fue recibido por la acusada quien lo llevó al interior de la vivienda, a un dormitorio, donde fue recibido por otra mujer hispana.  La acusada y la otra mujer le ofrecieron relaciones sexuales con protección completa a cambio de un total de $200.00.

Cuando el agente hizo el pago dio una señal de eliminación y un equipo de entrada comenzó a intentar entraren la residencia con el fin de realizar el arresto. El acusado luego le gritó a la otra mujer que cerrara la puerta de entrada. La puerta principal fue derribada y la acusada fue tomada en custodia sin más incidencia.

La acusada aceptó un registro de la residencia, que reveló que uno de los dormitorios estaba siendo utilizado exclusivamente para el propósito de la prostitución. Esta habitación contenía juguetes sexuales, lubricantes sexuales y preservativos.

Además, en la residencia había varios teléfonos celulares y dispositivos electrónicos.

Una investigación reveló que la acusada utilizó teléfonos celulares (dispositivo de comunicación de dos vías) para facilitar la prostitución.