Pasar al contenido principal

Crimen y Corrupción

Policía latino de San Francisco es acusado de "racismo" por detener a narcos hispanos

Los abogados de uno de los traficantes acusados alegaron que el agente albergaba "prejuicios raciales y animadversión hacia las personas hispanas o latinas"

Sgt. Daniel Solorzano (second from left) in plainclothes for a buy-and-bust sting operation
Sgt. Daniel Solorzano (second from left) in plainclothes for a buy-and-bust sting operation | KTVU

Septiembre 14, 2022 2:23pm

Updated: Septiembre 14, 2022 7:46pm

Un agente de policía latino de San Francisco fue acusado el martes por la oficina del defensor público de discriminar racialmente a los traficantes de drogas latinos en el distrito de Tenderloin de la ciudad.

La oficina reprochó al sargento Daniel Solorzano, de ascendencia mexicana y nicaragüense y cuya lengua materna es el español, haber detenido a 53 personas por venta de drogas durante un periodo de dos años -todas ellas latinas- mientras pasaba por alto a otras 43 personas a las que había detenido o vigilado, todas ellas, salvo dos, no latinas, informa el New York Post.

Si el tribunal da la razón a la acusación de "prejuicios raciales y animadversión hacia las personas hispanas o latinas" formulada por un presunto traficante de drogas del Tenderloin, es posible que se reduzcan las penas de otros detenidos por Solorzano y que el propio agente se enfrente a medidas disciplinarias, posiblemente incluso al despido.

Solorzano, un veterano de 14 años en el Departamento de Policía de San Francisco -que ha trabajado 12 de ellos en el Tenderloin- ha sido reasignado a la espera de la decisión del juez.

Sus defensores dicen que casi todos los traficantes de drogas del Tenderloin son latinos, concretamente hondureños.

La mayor parte de los medicamentos sin receta que se venden en el barrio lo hacen traficantes de nacionalidad hondureña reclutados por el cártel mexicano de Sinaloa, que ganan al menos 1.000 dólares al día cada uno, dijo Tom Ostly, ex fiscal de la oficina del fiscal de San Francisco, al New York Post.

Añadió que San Francisco es una de las cinco ciudades estadounidenses en las que operan los reclutas hondureños suministrados por el cártel de Sinaloa.

"Quizá sea el cártel el que sea racista por contratar sólo a personas de una etnia y un origen nacional", bromeó Ostly.

"No controlamos quién vende drogas en el Tenderloin", dijo la teniente Tracy McCray, agente de la policía de San Francisco y presidenta del sindicato policial de la ciudad, que creció en ella.

"Yo era un adolescente en los años 80. Había traficantes blancos y negros que vendían en el Tenderloin. Ahora, hoy, son traficantes latinos. ¿Qué quieres que hagamos? No elegimos".

El Defensor del Pueblo sólo pudo nombrar a cinco de las 43 personas que Solorzano no detuvo y reconoció que sólo tenían drogas para los traficantes, un delito mucho menor que el de traficar.

"La Oficina del Defensor del Pueblo está apuntando al sargento Solorzano porque es un campeón en la batalla contra la epidemia de muertes por fentanilo en San Francisco", escribió la abogada de Solorzano, Nicole Pifori, en un correo electrónico al New York Post.

"Sólo este año ha sacado de la calle más de 18 libras de droga. Estas mociones no son más que una forma de acoso diseñada para disuadir a la policía de proteger a los sanfranciscanos de la plaga creada por la venta de fentanilo en el Tenderloin."