Pasar al contenido principal

Política

Muere Hebe de Bonafini, la activista política de "Madres de Plaza de Mayo"

La mujer fue una defensora de la dictadura comunista de Fidel Castro y una crítica de EEUU. Celebró el derribo de las Torres Gemelas de Nueva York, y fue procesada por malversación de fondos.

Muere Hebe Bonafini
Hebe Bonafini | Captura de pantalla

Noviembre 20, 2022 7:18pm

Updated: Noviembre 20, 2022 8:12pm

Hebe de Bonafini, fundadora y líder de la organización "Madres de Plaza de Mayo", murió este domingo a los 93 años.

Bonafini alcanzó notoriedad por su activismo político a favor de la justicia para los desaparecidos durante la dictadura militar en Argentina, entre los que estaban dos de sus tres hijos, Jorge Omar y Raúl Alfredo, quienes eran militantes guerrilleros del Partido Comunista Marxista Leninista (PCML). Pero su figura fue tan respetada y admirada para unos, como controversial y detestable para otros.

Bonafini encabezó las protestas contra la dictadura cívico-militar que gobernó Argentina entre 1976 y 1983. Ella y sus seguidoras, con un pañuelo blanco en la cabeza, marchaban por la plaza de mayo todos los jueves, denunciando que en Argentina había una dictadura que estaba violando los derechos humanos y asesinando y desapareciendo a personas. 

Era la misma dictadura que luego sería aliada de la dictadura de Fidel Castro en Cuba, durante la guerra de las Malvinas. Bonafini, una defensora incondicional del castrismo, jamás denunció esa alianza con los supuestos culpables de la desaparición de sus hijos, como tampoco denunció que el régimen castrista reprimiera y encarcelara a las madres cubanas que protestaban pacíficamente, vestidas de blanco y con flores en las manos, por el encarcelamiento de sus hijos.

Sus posicionamientos políticos llevaron a que, con el paso del tiempo, la figura de Bonafini cayera en franco declive y fuera fuertemente cuestionada por la sociedad argentina. Su constante violencia verbal y su defensa de dictadores como Fidel Castro y Hugo Chávez se hicieron intolerable para muchos.

Su celebración de los atentados del 11 de septiembre de 2001 en los Estados Unidos le sirvió para ganarse el desprecio de una gran parte de quienes la vieron como un símbolo en algún momento de su lucha. "Por primera vez le pasaron la boleta a Estados Unidos. Yo estaba con mi hija en Cuba y me alegré mucho cuando escuché la noticia. No voy a ser hipócrita con este tema: no me dolió para nada el atentado . Me puse contenta de que, alguna vez, la barrera del mundo, esa barrera inmunda, llena de comida, esa barrera de oro, de riquezas, les cayera encima".

Su partidismo condujo a la fractura de la organización, y a la creación de “Madres de Plaza de Mayo - Línea Fundadora”. Y también a su mala relación con otra activista de derechos humanos, la fundadora de “Abuelas de Plaza de Mayo”, Estela de Carlotto.

Bonafini había sido procesada por malversación de fondos de un programa estatal que construía casas para personas sin recursos, cuyos fondos eran manejados por ella, gracias a una concesión que le diera en 2005 su aliado político Néstor Kirchner.

Las Madres de Plaza de Mayo fueron postuladas 3 veces para el Premio Nobel de la Paz, pero por alguna razón nunca se lo dieron.

El presidente de Argentina Alberto Fernández declaró tres días de duelo nacional para rendir homenaje a la memoria de Bonafini. “Sembró el camino para la recuperación de la democracia hace cuarenta años atrás”, dijo Fernández.

En respuesta al mensaje de Fernández en Twitter, hubo reacciones de rechazo muy duras contra Bonafini, cuyas posturas políticas frecuentemente desataban la polémica, y que podían ir desde el odio visceral a sus enemigos ideológicos, hasta el racismo y el antisemistismo.